Si te ha llegado la ola de la inspiración en verano, estamos aquí para ayudarte a que tu idea prospere.

A mí, fin de año siempre me pilla a la carrera, entre compras navideñas y planes de última hora. Nunca he sido de escribir mis proposiciones de año nuevo sólo porque toca, porque lo marque el calendario. Sin embargo, el verano es siempre una época de reset, un caldo de cultivo ideal para emprender.

Todos los veranos me encuentro con amistades que efectivamente están en pleno subidón creativo o de crecimiento. Ya sea para lanzar tu propia actividad, replantear tu futuro profesional o escribir un libro, el verano es esa época ideal para dejar aflorar toda tu creatividad. Solemos interrelacionarnos más con la gente, disponemos de más horas de sol y, por lo general, estamos de mejor humor.

Empreneder en verano Wompreneur
Empreneder en verano

Te voy a compartir 3 consejos clave para que llegues a septiembre con los deberes hechos:

1) Deja los miedos a un lado. En este clima de euforia, es posible que relativicemos los problemas, barreras, impedimentos que podamos encontrar a la hora de emprender, ayudándonos a perfilar lo que podría ser nuestro sueño en lo profesional. Esto no supone necesariamente ningún problema. De hecho, a menudo nos quedamos sólo con los miedos y no dejamos que nuestra ideas embrionarias progresen. Tú planifica libremente.

2) Aprovecha las charlas con amigos para que te den feedback. Tanto si gozamos o no de vacaciones durante el verano, solemos disponer de momentos de ritmo más tranquilo y charlas distendidas con amigos donde solemos dar rienda suelta a nuestras ideas e inspiraciones. Puedes aprovechar para contar tu idea a esos amigos y que te den su feedback. Cuantos más grupos, mejor. Así habrá menos sesgo. No tienes por qué desanimarte, será una opinión más (o muchas, idealmente) aunque sí es necesario que alguien de tu entorno y consumidor potencial pueda darte una visión complementaria con la que no contabas, te cuente algo parecido de lo que puedas hacer benchmarking y mejorar, etc. Es el clásico “get out of the building” en fase inicial. Es más, puedes seleccionar entre tus amistades para crear un focus group cuando el proyecto vaya tomando forma y contarles los avances.

3) Escribe un listado que te servirá de punto de partida. Es importante empezar a listar, excel en mano, los recursos de que disponemos y los que vamos a necesitar. En esta fase, no es tan necesario un alto nivel de detalle como el listado en sí, que no nos olvidemos de nada. Éste es el comienzo de lo que deberíamos ser capaces de plasmar, pues lo que no está escrito, no existe. Con este listado, podremos empezar a tirar del hilo.

¡Que vuestros planes de verano no se queden en una nota de móvil! Si quieres que te ayudemos a darle media vuelta más, estaremos encantadas de escucharte.

Deja una respuesta